Skip to main content
Artículos
boton audio activo
boton audio normal
boton agrandar texto activo
boton agrandar texto normal
boton contraste activo
boton contraste
estrés

COMPRENDER EL ESTRÉS PARA MANEJARLO

COMPRENDER EL ESTRÉS PARA MANEJARLO

Actualmente, muchos vivimos en permanente estado de estrés, estrujando nuestro organismo, tanto a nivel de cuerpo como de mente, a veces sin darnos cuenta. ¿Qué consecuencias trae este estilo de vida? Reconoce los síntomas de estrés y cómo puedes evitar que atente contra tu bienestar, partiendo por entender qué sucede cuando tenemos estrés.

Puede sonar obvio, pero los seres humanos no somos gacelas en la selva, permanentemente atentas a que un león nos pueda cazar. No deberíamos sentir que estamos todo el tiempo listos para correr o pelear. Es relevante comprender que no estamos diseñados para eso.

Nuestro sistema nervioso está compuesto por el sistema nervioso central, el cual controlamos a voluntad, y el sistema nervioso autónomo, que funciona como si fuera automático. A su vez, este se compone por el sistema nervioso simpático y el parasimpático.

El primero es el que controla la respuesta que nos lleva a escapar o pelear en momentos de peligro (o estrés), donde el organismo se apresura a liberar hormonas como la adrenalina y el cortisol (principal hormona del estrés), para tener energía inmediata para reaccionar. El cuerpo pone todos sus recursos en salvarte la vida; activando los músculos, la presión cardíaca, la agudeza mental, etc.

Por su parte,  el sistema nervioso parasimpático controla procesos de descanso, reparación, reproducción y digestión. Es por defecto el modo en que las funciones normales del cuerpo se llevan a cabo.

Dijimos que el sistema nervioso simpático se activa en situaciones de <strong>estrés<strong>, y el estilo de vida actual trae consigo múltiples exigencias y tensiones por razones como el trabajo, la competencia, el tráfico diario, problemas familiares, el alza de las cuentas, etc., lo que significa que estamos viviendo en permanente demanda de este sistema nervioso, con un estrés continuo que resiente todo lo demás.

El estrés crónico, podría también ser el causante, o al menos uno de los principales factores, de diversas enfermedades que impiden el normal desarrollo y funcionamiento, como las siguientes:

-Presión arterial alta.

-Insuficiencia cardíaca.

-Diabetes.

-Obesidad.

-Depresión o ansiedad.

-Problemas de la piel, como acné o eczema.

Además, si ya contamos con algún diagnostico o dolencia, un estrés permanente podría agravar nuestra condición. Sin embargo, no se debe olvidar que el estrés también cumple un papel normal y muy relevante cuando viene en pequeñas dosis, por ejemplo para ayudarnos a evitar un peligro real o bien para empujarnos a desempeñarnos bien y cumplir con determinadas responsabilidades.

El cuerpo liberará hormonas, el cerebro estará alerta, los músculos se tensionarán y puede aumentar el pulso, pero todo aquello ayuda a manejar la situación y cumple un papel protector.

CAUSAS Y TIPOS DE ESTRÉS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como un conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción.  El sentimiento de tensión física o emocional que nace del estrés, puede venir de cualquier frustración o situación que evoque emociones negativas, como miedo, angustia o nerviosismo.

Las causas son variadas y algunas veces lo que estresa a una persona, no estresa a otra, dependiendo de las experiencias de vida e incluso de la genética. Por ejemplo, casarse o divorciarse, empezar un nuevo trabajo, perder a un ser querido, tener un hijo, el momento en que los hijos abandonan el hogar, o la jubilación, son posibles razones de estrés.

En cuanto a los diferentes tipos, podemos ahondar en 2:

-Estrés agudo: todos lo sentimos alguna vez, es a corto plazo y desaparece rápidamente. Puede ocurrir cuando frenamos repentinamente para no atropellar a alguien o también al realizar una actividad nueva o excitante.

-Estrés crónico: prolongado en el tiempo. Podría nacer de una situación de cesantía, problemas afectivos o situaciones más graves, como haber vivido un trauma.

SÍNTOMAS Y MEDIDAS PARA MANEJAR EL ESTRÉS

Entre los síntomas más comunes del estrés, se destacan:

-Diarrea o estreñimiento.

-Mala memoria.

-Dolores de cabeza y malestares frecuentes.

-Falta de energía o concentración.

-Rigidez en cuello o mandíbula.

-Problemas para dormir o dormir demasiado.

-Malestar estomacal.

-Uso de alcohol o drogas para relajarse.

-Pérdida o aumento de peso.

-Cambios en el deseo sexual.

-Irritabilidad o ira.

-Depresión.

-Comer en exceso o comer poco.

-Consumo de tabaco

-Retraimiento social.

¿Qué hacer? Los momentos estresantes son parte de la vida. Puede ser que en este momento no encuentres una pronta solución para cambiar tus circunstancias, sin embargo siempre puedes tomar medidas para enfrentar las dificultades cuidando de ti y de tu bienestar. Te sugerimos lo siguiente:

-Realizar actividad física regular.

-Practicar técnicas de relajación, como la respiración profunda, meditación, yoga, taichí o sesiones de masajes.

-Tener sentido del humor.

-Socializar con familiares y amigos.

-Desarrollar un pasatiempo.

-Asegurarse de dormir bien y de tener una alimentación saludable.

-Evita el consumo de tabaco, el exceso de cafeína y de bebidas alcohólicas.

-Alimentar amistades sanas.

-Realizar un voluntariado.

Aprender a controlar el estrés te devolverá la tranquilidad y una vida más saludable. No es bueno esperar a que se dañe tu salud o calidad de vida. Recuerda que puedes comenzar hoy a tomar las riendas de tu bienestar y si necesitas ayuda no olvides consultar a un especialista.

Deja tu comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.