Skip to main content
Artículos
boton audio activo
boton audio normal
boton agrandar texto activo
boton agrandar texto normal
boton contraste activo
boton contraste
actividad física

VIDA SALUDABLE: ENVEJECER BIEN

VIDA SALUDABLE: ENVEJECER BIEN

Hay algo de lo que estamos seguros: todos vamos a envejecer. Pero, ¿cómo es este proceso?, ¿qué cambios irá experimentando tu cuerpo  y tu salud? Aquí te lo contamos y te damos algunas ideas sobre cómo llevar una vida saludable.

 

Quizás ya te empezaron a aparecer algunas canas y una que otra arruga. A lo mejor, ya no tienes la misma energía que a los 20 ó 30 años y prefieres quedarte viendo una película que salir a bailar a una discoteque hasta altas horas de la madrugada. Y es que los años pasan para todos y éstas son, quizás, algunas situaciones comunes que sabemos, son parte del proceso.

 

Pero el envejecimiento también nos afecta por dentro. Nuestro organismo tampoco sigue siendo el mismo y algunos cambios importantes suceden a nivel de nuestro corazón, músculos, huesos y algunos sentidos, entre otros.

 

CAMBIOS EN TU SISTEMA CARDIOVASCULAR

 

Con  los años, las arterias y vasos sanguíneos se van volviendo más rígidos por lo que tu corazón deba realizar un mayor esfuerzo para bombear la sangre. Esto hace que los músculos de tu corazón también cambien ajustándose a las nuevas necesidades. Por otra parte, tu frecuencia cardíaca ya no aumentará tanto cuando realices actividad física. Todos estos cambios aumentan el riesgo a padecer problemas cardiovasculares o hipertensión.

 

¿Cómo enfrentarlo? Lo que puedes hacer para mejorar la salud de tu corazón es realizar actividad física moderada todos los días, tales como nadar, caminar, andar en bicicleta.  No fumes, ya que, esto influye en el endurecimiento de las arterias; controla el estrés con hábitos como la meditación o el ejercicio y, por último, sigue una dieta sana donde privilegies el consumo de frutas y verduras, granos enteros, alimentos que sean buena fuente de fibra y de proteínas. Reduce el consumo de sal y grasas saturadas.  Preocúpate de tener un buen descanso, ya que, dormir suficiente favorece  la reparación del corazón y de los vasos sanguíneos. Todas estas acciones te ayudarán a darle una vida saludable a tu corazón.

 

CUIDANDO EL PESO

 

No es un secreto que el metabolismo disminuye con el paso de los años. Si sigues comiendo igual que siempre, lo más probable es que aumentes de peso. Por esto, será importante que lleves una vida más activa y te alimentes saludablemente. Preocúpate de que las porciones de alimentos sean las adecuadas.

 

 

 

 

 

¡ATENCIÓN A TUS OJOS Y TUS OÍDOS!

 

Ya alrededor de los 40 años podrías empezar con dificultades para ver bien. También poco a poco podrías ser más sensible a la luz y tener dificultad para adaptarte a sus diferentes niveles. En cuanto a tu capacidad de audición, podría disminuir.

 

Para cuidar la salud de tus oídos y tu visión, haz chequeos regulares con los médicos especialistas y cuida tus ojos del sol usando lentes oscuros con filtro UV. Evita escuchar, por muchas horas al día, música muy fuerte con audífonos.

 

CAMBIOS EN TUS MÚSCULOS, HUESOS Y ARTICULACIONES

 

Con el paso del tiempo, tus huesos se encogen y pierden densidad volviéndose más débiles y con mayor riesgo de fracturas. Los músculos, por su parte, se vuelven más débiles, pierden flexibilidad y resistencia. Todo esto, podría repercutir en tu equilibrio y coordinación.

 

Para cuidar tu organismo frente a estos cambios, es importante que consumas calcio en cantidades adecuadas. La recomendación es de 1000 mg diarios para los hombres y 1200mg diarios para las mujeres sobre 51 años.  Algunos alimentos ricos en calcio son los productos lácteos, las carnes, legumbres, verduras como el brócoli y frutos secos.

 

La vitamina D también es importante. Puedes tenerla a partir de la luz solar, o consumiendo leche fortificada, atún, salmón, huevos o suplementos. Las cantidades recomendadas son 600 Unidades Internacionales (UI) para adultos hasta 70 años y 800 UI para los mayores.

 

La actividad física también será importante y te ayudará a tener huesos más firmes y disminuir la pérdida ósea. Evita, como siempre, fumar y beber alcohol.

 

DIENTES MÁS SANOS

 

El envejecimiento de tu organismo trae consigo cambios en tu dentadura. Las encías tienen la tendencia a retraerse y tus dientes se vuelven más sensibles a las caries e infecciones.

 

Para la vida saludable de tus dientes, no olvides cepillarlos al menos, dos veces al día y usar hilo dental. En general, se recomienda cepillarlos después de cada vez que ingieres algún alimento. Recuerda visitar a tu dentista regularmente.

 

TU CEREBRO

 

Es probable que tu memoria se vea afectada al igual que tus habilidades para pensar. Podrías olvidar fácilmente algunas cosas o, también, tener problemas para hacer varias tareas al mismo tiempo.

 

Frente a esto, puedes promover la salud de tu cerebro también realizando actividad física, comiendo sano y dejando de fumar. Muy importante será que te mantengas con la mente activa leyendo o aprendiendo cosas nuevas. El compartir con otras personas te puede ayudar a prevenir el estrés o la depresión, factores que también influyen en la memoria.

 

EL CUIDADO DE TU PIEL

 

Con los años, tu piel se irá poniendo más delgada, menos elástica y con menos tejido graso bajo ella. Esto la hace más delicada por lo que podrían aparecer moretones con más facilidad, tener una piel más seca y con ello más arrugas y manchas.

 

Para enfrentar esto, usa cremas y jabones que sean hidratantes y báñate con agua tibia. No fumes y cuando estés bajo el sol, usa protector solar.

Deja tu comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.