Skip to main content
Artículos
boton audio activo
boton audio normal
boton agrandar texto activo
boton agrandar texto normal
boton contraste activo
boton contraste
Microbiota

CONOCE TU INTESTINO

CONOCE TU INTESTINO

El papel que cumple la microbiota de tu intestino en el organismo es crucial. Los estudios han logrado establecer que se trata del último órgano descubierto, el único formado por células ajenas. La flora intestinal o microbiota, es una colonia de bacterias, hongos y diversos microorganismos, que regula el sistema inmune y digiera las fibras para transformarlas en nutrientes. ¿Cómo las puedes usar a tu favor? Te invitamos a saber más del tema aquí.

Este montón de bacterias puede llegar a ser una masa de 2 a 4 kilos, alojada en el colon. En base a nuestra alimentación, estas bacterias reaccionarán de diferentes maneras, produciendo vitaminas, ácidos grasos y otros nutrientes que de otra manera no podríamos sintetizar, o bien produciendo gases y toxinas. Es lo que ocurre cuando nos hinchamos y sufrimos de motilidad intestinal.

Es importante considerar que si las bacterias que poseemos no pueden extraer nutrientes de lo que comemos, se pueden generar carencias nutricionales, a pesar de llevar una alimentación saludable.

Por eso, la flora intestinal debe estar en equilibrio, beneficiando la digestión, absorbiendo los  nutrientes de la comida, produciendo las vitaminas necesarias y controlando a las bacterias dañinas.

MANTENER UNA MICROBITA SALUDABLE

La composición de la microbiota varía, dependiendo de diversos factores como el modo de alimentación, la zona geográfica y los antecedentes genéticos de las personas. Por eso, existen diferencias entre, por ejemplo, la gente que vive en zonas urbanas y la que vive en zonas rurales. Las costumbres, condiciones de vida y accesos a los alimentos son distintos, lo que afecta la diversidad bacteriana.

Así, quienes viven en zonas urbanas tienen menor diversidad que aquellos que viven zonas rurales, porque comen menos fibras dietarias, menos frutas y verduras, más proteína y grasa animal, consumen agua clorada, tienen mayor acceso a vacunas, antibióticos y laxantes, y nacen y viven en ambientes más limpios.

Pero además, uno de los factores más perjudiciales para la microbiota es el consumo indiscriminado de antibióticos, que afectan la flora, matando todo tipo de bacterias, buenas o malas.

Por último, si bien es cierto que el estrés juega un papel relevante, no es necesariamente causa directa de malestares intestinales. Lo que jugaría un papel determinante sería nuestra alimentación. Afortunadamente, ya que la microbiota es altamente maleable y puede cambiarse fácilmente, podemos mejorarla tomando ciertas medidas. Una de ellas, es el consumo de probióticos o de prebióticos, que ayudaa a mantener el equilibrio de la microbiota, previniendo diversas alteraciones.

PROBIÓTICOS O PREBIÓTICOS

Un probiótico es un alimento funcional (lo que quiere decir que en forma natural contiene  componentes beneficiosos para la salud), que consta de  microorganismos vivos cuya ingesta en cantidades adecuadas y en forma sostenida en el tiempo, es beneficiosa para la salud.

Los probiotícos son útiles para prevenir y tratar las diarreas infecciosas, asociadas al uso de antibióticos, pero además, mejorar el sistema inmune y previenen algunas manifestaciones alérgicas (rinitis, eczema atópico), entre otros beneficios.

Que los probióticos tengan efectos positivos, depende de cepas específicas y su cantidad. La mayoría de los probióticos que se comercializan son de lactobacillus o bifidobacterium, ambas consideradas muy beneficiosas para la salud. Pero hay que poner especial cuidado, porque existen suplementos de muchos tipos, al existir tantas especies diversas. Pide la opinión de un especialista para abordar una función puntual.

Los prebióticos, en cambio, son carbohidratos complejos no digeribles por el cuerpo, que actúan en el colon produciendo sustancias que contribuyen a disminuir el riesgo de infecciones intestinales y previniendo la constipación.

Estos se encuentran en forma natural en gran cantidad de frutas y verduras, especialmente en las que contienen carbohidratos complejos, como fibra y almidón resistente, por ejemplo el plátano, las cebollas, las papas, espárragos, ajos y alcachofas, entre otros. También están en alimentos procesados con adición de fructooligosacáridos (FOS).

Los prebióticos pueden mejorar la flora intestinal o microbiota, estimulando el crecimiento de bífidobacterias (bacterias buenas). Además, mejoran la absorción del calcio y pueden disminuir el riesgo de cáncer de colon, entro otros beneficios.

Entonces, la principal diferencia entre prebióticos y probióticos, es que los primeros forman parte de los alimentos y los probióticos son bacterias beneficiosas incorporadas a ciertos productos o medicamentos. Sin embargo, puedes obtener probióticos de los alimentos, si consumes productos fermentados; como yogurt, quesos, chucrut y bebidas fermentadas.

Para mantener el equilibrio, lo mejor es ayudar a los microbios que ya están en el colon a crecer alimentándolos con lo que les gusta (prebióticos) y agregar microbios vivos directamente en el sistema (probióticos).

MICROBIOTA Y PESO

Estudios realizados en los últimos años indican que la microbiota intestinal es un actor importante en la regulación del metabolismo energético del organismo. La microbiota de personas obesas se encuentra alterada, en comparación con la de una persona sana.

Todavía se necesitan mayores estudios, pero un desbalance en la microbiota podría explicar la obesidad que se ha convertido en una epidemia a nivel global. Sí se ha comprobado una relación entre microbiota y trastornos como el hígado graso no alcohólico, la enfermedad celíaca, el síndrome de intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), la fatiga crónica o incluso ciertos cánceres.

Afortunadamente, un estudio del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (Inta) que analizó la microbiota de chilenos sanos, arrojó la abundancia de una bacteria que protege el organismo humano. Se identificaron a los firmicutes y bacteroidetes como los dos grupos más abundantes de bacterias.  Pero un tercer grupo más cuantioso fue el de las verrucomicrobias, específicamente las bacterias akkermansia muciniphila, que tiene la capacidad de vivir en  la mucosa intestinal y ejercer un efecto protector, por sus propiedades antiinflamatorias e inmunoestimulantes y su capacidad para mejorar alteraciones que pueden ocurrir en personas obesas o diabéticas.

Al afectar gran parte de las funciones biológicas, la microbiota está siendo intensamente estudiada hoy, con el fin de orientar el mejor manejo nutricional o terapéutico, de manera de prevenir o revertir el desequilibrio de las bacterias en el intestino.

Deja tu comentario

Restricted HTML

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.